Excursión al Barranco del Aceral

11 07 2009

Los días 9 y 10 de julio el Smial de Minas Tirith se echó la mochila a la espalda y se fue de acampada al Barranco del Aceral. Los cinco valientes gondorianos, porque de tal deben ser tildados vista la dificultad y la exigencia física del viajecito (vale: para gente poco preparada para estas lides), fueron Alicia “Iliel“, Manolo “Eärnur“, Rafa “Caradhras“, Fabian (un amigo de Eärnur) y yo mismo.

A eso de las 16:30, con la fresquita, salimos la mayor parte del grupo desde Severo Ochoa hasta el autobús donde nos encontramos con Iliel. Llegamos a Güejar Sierra y comenzó la excursión propiamente dicha que tuvo una primera “parada y fonda” en el Maitena.

numenorquest

Repuesto un poco el cuerpo continuamos por el camino hasta El Charcón, subida a la Vereda de la Estrella y rumbo a El Vadillo. En El Abuelo un bonito árbol que más o menos media el camino hasta el Vadillo hicimos otra corta parada y a eso de las 21:30 estábamos en el río mojando los pies y mirando con temor la Cuesta de los Presidiarios.

numenorquest

numenorquest

Afrontamos esta parte en medio de una creciente oscuridad y linterna en mano sufrimos la dureza de la subida como pudimos. En compañía de las estrellas y con cierto temor ante los posibles monstruos de Mordor y espectros del Anillo que pudieran salir a nuestro paso, continuamos hasta La Cucaracha y desde allí, 25 minutos decía nuestro particular Cruel Caradhras, hasta el Aceral. A las 00:20 cargamos contra la puerta del refugio y tomamos posesión del lugar en nombre de Minas Tirith y el cansancio. Té, bromas y un merecido descanso siguieron, en un suelo que hiciera las delicias de un troll tal vez mas no las nuestras.

numenorquest

El viernes amanecimos como pudimos, los huesos entumecidos gritando “me las pagarás por lo de esta excursión”. Nos refrescamos un poco en el riachuelo cercano y pronto estuvimos de vuelta al trabajo: a buscar leña y preparar la chimenea para la comida. La falta de parrilla o equivalente devino en un pequeño problema que solventamos como pudimos con paciencia y dedos poco hechos. Al final y tras mucho chorizo, carne y panceta tocó levantar el campamento y prepararnos para la dura vuelta.

numenorquest

El camino de vuelta como el de ida resultó una prueba de la fortaleza de los guardianes de Minas Tirith con resultados dispares.

numenorquest

numenorquest

A la mitad de nuevo parada en el Vadillo que dejó algunas de las imágenes de la excursión más impactantes como la de Eärnur el hobbit:

numenorquest

San Eärnur guiando al pueblo:

numenorquest

… o la de Caradhras sumergiéndose en un agua que no soportaban mis pies más de un minuto.

Pero el camino sigue y sigue y seguía por delante un buen trecho. Con fuerzas menguantes y ganas de avistar el Pelennor llegamos por los pelos a la parada del autobús justo cuando se iba. Finalmente disolvimos entre chanzas y creciente cansancio nuestra comunidad en la idea de que la próxima debe ser más tranquila para darnos tiempo a leer, cantar y tal vez demostrar nuestra pericia con la espada en unas justas que no hubo tiempo de celebrar.

Anécdotas de la excursión hay miles y predigo que tardaremos en olvidar cuanto nos hizo sufrir y reír ese filólogo loco y aprendiz de montaraz al que ya por siempre llamaremos Rafa “el Cruel Caradhras“.

numenorquest

Mandos.

Anuncios