Eruhantalë. Fiesta del Otoño.

13 10 2009

Tres veces al año hablaba el Rey: la oración a la llegada del año en la Erukyermë en los primeros días de la primavera, la alabanza de Eru Ilúvatar en la Erulaitalë a mitad del verano, y la acción de gracias que se le consagraba en la Eruhantalë a fines de otoño.
“Una descripción de la Isla de Númenor”. Cuentos Inconclusos.

Los días 25, 26 y 27 de septiembre los habitantes de la Isla de Númenor viajaron hasta la Tierra Media para conmemorar una de sus más importantes festividades con los habitantes de Minas Tirith, sus orgullosos herederos. Los nervios y las carreras para ultimar los detalles días antes del desembarco de tan importante visita dieron paso pronto a la risa, los abrazos y el reencuentro entre amigos cuando empezaron a arribar los viajeros. Tharkas, Valandil, Rodas y Morendil fueron los primeros en llegar y tras las oportunas disposiciones para su descanso nocturno marcharon a dar buena cuenta de algunas tapas y bebidas en las cercanías. Como guías en esta primera etapa se repartieron Iliel, Eärnur, Rielle y Mandos. Más tarde terminaron de llegar los barcos de la expedición con Nai, Míriel, Dunnendel, el embajador gondoriano Meneldil y un polizón de última hora en forma de senescala Erendis.

numenorquest

Todos juntos estuvimos entretenidos hasta altas horas de la noche al sabor de diversas bebidas espirituosas de las que sirven en la ciudadela vigilante y algunas otras procedentes de Elenna que pusieron a prueba el aguante de nuestras mesnadas. También se improvisaron algunas canciones y el caso es que el agasajo inicial no terminó hasta pasadas horas poco prudentes.

Al día siguiente era tiempo de ascender hasta Cumbres Verdes, nuestro improvisado Meneltarma, para dar comienzo a los actos del día de acción de gracias a Eru. Pertrechados en abundancia y algo preocupados por las perspectivas meteorológicas, nos asentamos en el pinar y no tardaron en dar comienzo los primeros combates y entrenamientos con arco e incluso con un extraño elemento de origen desconocido que tenía que ver con el deporte que practicaron antaño los gigantes, según la mitología y algunos rohirrim: el rugby. Pronto se registraron algunas bajas entre los contendientes que pese al buen ánimo y la amistad imperante intentaban descollar en el arte de la guerra con fuerza y contundencia. Fue entonces cuando se decidió que debían comenzar las justas, tradición de sabor gondoriano que también practican en abundancia nuestros antepasados numenoreanos. La primera de las competiciones fue la justa con espada larga en la que primó la destreza de los habitantes de la Isla de modo que terminaron enfrentándose en la final, si este cronista no recuerda mal, Valandil y Míriel. Tras un largo y muy disputado combate que atrajo las miradas de todos los curiosos Míriel se impuso. La segunda prueba que tuvo a los mismos contendientes en liza consistió en espada corta y escudo. Aquí los gondorianos se mostraron más diestros resultando finalistas Eärnur y Meneldil (la casualidad puso enfrente al último y al primero de los reyes de Gondor, hasta la llegada de Aragorn). De nuevo se vieron vistosos lances y un largo desarrollo que culminó con la victoria de Eärnur por bastante poco.

numenorquest

numenorquest

numenorquest

Terminadas las justas durante la tarde se desarrolló un rol en vivo dirigido por Tharkas y Valandil que resultó bastante divertido aunque algo caótico. La guerra entre parientes en un apartado lugar donde yo, Próspero, gobernaba con cierta tranquilidad (excepción hecha de unos osos salvajes que no atendían a razones los muy levantiscos) hasta que empezó a llegar a mi islita una variada fauna de personajes a cual más sospechoso. Joyas, matrimonios, asesinatos, celos, políticos y marineros, aventureros y cortesanos… todos los ingredientes para convertir mi tranquila y algo amarga residencia en una cueva de intrigas e iniquidades. Yo por si acaso me casé con una noble y mandé a mi hija a la corte. Abnegada labor la del padre diligente que casi se ve descubierto en cierta intriga.

Entre medias, no lo he contado, hubo una tempestad.

numenorquest

Llegó luego el tiempo de merendar. En Minas Tirith siempre nos hemos tomado muy en serio esa parte del día y aunque las fuerzas acantonadas no eran muchas, lo que impidió un banquete más grandioso como hubiera sido menester, se hizo lo posible por reunir viandas a la altura de nuestros ilustres visitantes y del día que conmemorábamos.

Al acabar el día dispusimos el regreso y tras un paseo por la ciudadela llegamos al lugar de la cena en la que tras el tradicional brindis numenoreano pudimos dar cuenta de ricos platos. Para entonces y por breve tiempo se nos unió el cruel Caradhras con un amigo y volvió Iliel de sus guardias para acompañarnos el resto de la noche. Tras la cena regreso a las estancias y sorpresa, los habitantes de la isla nos ofrecen un divertido teatro cuya figura principal es Mandos. Luego se realizaron diversas lecturas, algunas armonizadas con música y cuando la hora resultó algo intempestiva se procedió a la entrega de mathoms. Nuestros invitados nos ofrecieron una preciosa caja que contenía los restos de un naufragio sufrido por algún exiliado numenoreano. Llena de recuerdos y tesoros, la caja nos maravilló a todos los presentes y prometimos velar por su conservación. Por nuestra parte intentamos humildemente emular su desprendimiento con una carta de marear y un compás de medir distancias náuticas.

numenorquest

numenorquest

numenorquest

Al día siguiente se había organizado una visita a la fortificación de la Alhambra, incluidos sus palacios y sus fragantes jardines. La mañana pasó rápida en la contemplación y paseo por el lugar y cuando nos quisimos dar cuenta era la hora de las despedidas, que alargamos como pudimos en un burguer primero y en una cafetería después. Y así, alegres por los días pasados y a la vez apenados por la sensación de pérdida al ver marchar a los amigos, vimos el desplegar del velamen de los navíos de Númenor que se alejaron de nuestras costas, ondeante la enseña de los herederos de Elros.

Las palabras de agradecimiento no pueden compensar el esfuerzo y el trabajo desarrollado por los numenoreanos para el disfrute compartido con un puñado tan pequeño de gondorianos como los que ahora defienden nuestra ciudadela. Aún así, de verdad, muchas gracias por traernos algo de vuestra magia antigua hasta las tierras de Gondor.

Mandos.


Acciones

Information

3 responses

13 10 2009
mariscalrundstedt

Sana envidia me dais, Númenóreanos e hijos de Númenor, pero la ausencia de mi amada Finduilas me tuvo retenido en mis tareas paternales. Espero disfrutar de vuestra presencia la próxima vez🙂

14 10 2009
Eänur

y nosotros te echamos de menos Senescal!!

15 10 2009
Erendis

gracias por unos días tan magníficos, y por acoger a esta senescala de última hora (al final lo voy a convertir en costumbre lo de aparecer por el sur cuando nadie se lo espera xD)

y Denethor, de senescala a Senescal, espero verte pronto!!! o al menos, que te escapes a ver una obra de teatro a mediados de noviembre, en Granada mismo, no dirás que no te lo pongo fácil,eh???

un beso a todos los de Minas Tirith, sabéis que en la Isla de la Estrella siempre pensamos en vosotros cuando miramos al Oeste, y que la gracia de lso Valar os guarde mientras estemos separados.

Erendis, Senescala de Númenor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: