Abierto el plazo para inscribirse en el curso de Tolkien.

2 03 2011

Salud,

Tal como ya os anunciamos hace dos semanas, ayer se abrió el plazo para inscribirse en la segunda edición del curso universitario “Un relámpago en un cielo claro: aproximaciones a J.R.R. Tolkien y su obra“. Dado que el año pasado las plazas se agotaron con prontitud, os recomendamos a todos los interesados que os acerquéis a la Escuela de Posgrado (Avenida de la Constitución, 18, Edificio Elvira. Granada) o bien os pongáis en comunicación con Rafael Pascual, en su email: rjpascual @ ugr.es (todo seguido).

Por otro lado vamos a lanzar un reto bastante complejo para los más valientes. En un lateral del cartel del curso pueden percibirse unas runas. Como podréis imaginar no se trata de un simple detalle decorativo sino que contienen nada menos que un poema aliterado en el idioma al que Tolkien dedicó buena parte de sus esfuerzos como profesor.

Runas

¿Podrías transcribirlo al alfabeto latino? ¿Reconoces la lengua usada? ¿Te atreves a descifrarlo?

Anuncios




El Anglosajón en uno de sus textos: la Crónica de Peterborough.

4 10 2010

A finales del pasado mes de septiembre volvimos a acercarnos al anglosajón de la mano de Rafa Caradhras que aprovechó la anterior charla sobre el Tapiz de Bayeux para mostrarnos otra perspectiva de la conquista normanda. En concreto tradujimos, siempre bajo la amena guía de Caradhras, el anal que dedica la Crónica de Peterborough (también conocida como Versión E de la Crónica Anglosajona) al año 1066.

Crónica Anglosajona

El texto recoge los hechos acaecidos aquel trascendental 1066 comenzando por la consagración de la Abadía de Westminster a finales del año anterior (en Cildamæssedæg o Día de la Misa de los Niños, es decir, Día de los Inocentes) y el posterior fallecimiento (forþferan) de Eduardo el Confesor. Asistimos después al entronamiento de Harold y a todos los sucesos que siguieron como fue la llegada del Rey de los Noruegos (se Norrena cyng), la batalla de Stamford Brigde, el desembarco de Guillermo en Hastings el día de la misa de San Miguel (sancte Michaeles mæssedæg) y el fatal enfrentamiento que supone la victoria del normando sobre el anglosajón. Como lacónica y lapidariamente recoge el cronista, Willelm þis land geeode.

Recreación Batalla Hastings

Seguir el texto original permite un viaje en el tiempo y en la manera de pensar muy interesante, además de facilitar una perspectiva algo diferente sobre los acontecimientos de aquel lejano 1066. De la mano de nuestro profesor particular, con un pequeño esfuerzo de intuición y de comparación con el inglés, el viaje resultó tan interesante como enriquecedor. En relación a Tolkien pudimos vislumbrar palabras como eorl, Leofwine o here, de hondo sabor rohir. Por lo que respecta al tema de “lo inglés” que se debatió no hace mucho en las listas de correo de la Sociedad Tolkien Española, resultó interesante la terminología de la Crónica que ya habla de un todo inglés (Harold eorl feng to Englalandes cynerice y mycclum here Engliscra manna).

Esperemos en futuras clases seguir avanzando a través del idioma que tanto atrajo a Tolkien.





Primeros pasos en anglosajón del Smial de Minas Tirith.

9 05 2010

El pasado viernes 16 de abril disfrutamos (creo) en el Smial de una clase de anglosajón impartida por un servidor. Pretendía ser la continuación a las otras clases de introducción a la historia externa de la lengua que vimos con anterioridad. En esta ocasión, centramos nuestra atención en la morfología del sustantivo, buscando que los aprendices de Minas Tirith fuesen capaces de componer sus primeras oraciones en esta antigua lengua germánica, objeto del estudio y la devoción del Prof. Tolkien, cuya glomérica subcreación es, a su vez, objeto del estudio y la devoción de nosotros mismos.

Así pues, intenté enseñar con claridad cuál es el funcionamiento de una lengua sintética en oposición a una lengua analítica como la nuestra, cómo se usan y para qué los diferentes casos y cuáles son las desinencias morfológicas que los sustantivos anglosajones toman. Sirvan como muestra los siguientes ejemplos:

se ælf (sustantivo masculino)
se es el artículo determinado masculino singular nominativo, equivalente en español a “el”.

El sintagma nominal arriba expuesto significa, por tanto, “el elfo” y se declina como sigue:

declinación

Las mismas terminaciones y los mismos artículos se aplican a todos los sustantivos fuertes masculinos (el único tipo que por el momento hemos estudiado) en anglosajón. Con esta información en mente, los habitantes del Agujero fueron capaces de formular por sí solos oraciones tales como:

Se ælf þone orc slóh

El elfo mató al orco

Elfos matan Orcos

Como podemos apreciar gracias a los artículos determinados, “se ælf” está en caso nominativo mientras que “þone orc” está en caso acusativo. Esto significa que el primer sintagma está cumpliendo la función de sujeto (semánticamente hablando, es el que realiza la acción que expresa el verbo “slóh”, “mató”) y el segundo está en acusativo, pues realiza la función de objeto directo (es decir, es sobre quien se ejerce la acción verbal: þone orc).

Vemos que el orden de los diferentes constituyentes sintácticos no importa y que incluso el verbo puede aparecer al final de la oración, como en latín. Esto es fácilmente entendible si nos paramos un momento a reflexionar (como los aplicados alumnos gondorianos hicieron) sobre la naturaleza sintética de la lengua que estudiamos. La forma de cada palabra indica la función que ésta cumple en la oración. Tanto si decimos “se ælf þone orc slóh”, “þone orc se ælf slóh” o “slóh se ælf þone orc” el significado no varía: “þone orc” siempre es objeto directo y “se ælf” sujeto, al estar en los casos acusativo y nominativo respectivamente (como sabemos por el uso del artículo). Cuán diferente del inglés actual:

The elf killed the orc

The orc killed the elf

El orden de los constituyente sintácticos de la oración es altamente significativo: determina la función que éstos cumplen en el conjunto oracional. Asistimos, pues, al espectáculo de una lengua morfológicamente pobre recurriendo a la rigidez sintáctica para compensar y así poder comunicar satisfactoriamente.

Especialmente meritorio fue que todos ellos llegasen a componer una oración tan morfológicamente compleja y de tan alta utilidad social en los tiempos que corren como la que sigue:

Se fród þéoden þone wulf þara beorga slóh

El sabio rey mató al lobo de las montañas

Dos unidades léxicas ya habrán captado la atención del tolkiendil: fród, por un lado, que es la palabra que el Profesor Tolkien tomó en anglosajón como equivalente de la palabra oestron Maura; y þéoden, que es a su vez la utilizada para traducir el nombre original del rey de la Marca de los Jinetes: Tûrac.

Tûrac

Es especialmente gozoso para nosotros que un rey de Rohan sea portador de un nombre en sindarin (de hecho, la raíz es la misma que vemos en Turgon). Tûrac, al igual que la anglosajona “þéoden”, significa “líder de la gente”, “rey”. Turgon es, de hecho, la sindarinización de la palabra quenya Turukáno: “señor gobernante”.

Como profesor, he de decir que fue una experiencia muy gratificante contar con un nutrido grupo de jóvenes gondorianos ávidos de degustar el primitivo sabor de este lenguaje del alba (como diría Borges), aunque éste fuese ofrecido por un desquiciado estudiante de postgrado. Es, sin duda alguna, reconfortante el ver a gente como Alicia Iliel, Elena Rielle, Silvia Isilmë, Fali Kalar, Paco, Jacinto Gorgoroth, Mariano, Dani Thorondor y Miguel Mandos empezar a recorrer los intricados, indómitos y preciosos caminos que ya en su día condujeron al Profesor Tolkien a la Tierra Media. Y aún hay muchas montañas lejanas que visitar.

Rafa Caradhras

Para saber más, además de, por supuesto, estudiar mucho, podéis visitar el siguiente enlace:

http://www.tolkiensociety.org/ed/study_a_s_1.html