10 años no es nada.

17 12 2009

El pasado mes de octubre se cumplieron nada menos que 10 años desde que el Smial de Minas Tirith decidiera llevar a cabo su primera mereth, el primer encuentro en Granada de socios de la STE. Después de participar en la Estelcon de Landete de 1999 un tal Miguel “Mandos“, un tipo joven casi desconocido para este que ahora firma, decidió embarcar a los compañeros de su incipiente smial en la aventura. Bajo el timón del añorado Javier “Elladan” y con el apoyo de socios, amigos y simpatizantes, se terminó congregando a visitantes venidos de Málaga, Valencia, Madrid, Córdoba y Cuenca.

Se escogió como motivo de la mereth el Retorno del Rey bajo la Montaña a su reino, pues por fechas era el único evento digno de mención que encontramos. Además nos gustaba lo enanil. La mereth sería como las que se hacían por aquel entonces, algo que sorprende imaginar en la STE de hoy y que se terminó agotando como modelo el año 2000: estancia gratuita durmiendo en el suelo de algún local.

Árbol Blanco
Isildur y Baya de Oro hacen entrega en nombre de Edhellond del Árbol Blanco

El programa previsto era bastante sencillo y consistía, a falta de lugar de hospedaje, en el muy ladino truco de tener a la gente todo el día en la calle. A los primeros en llegar se les hizo un tour por la ciudad que incluía la Plaza de las Pasiegas, el Paseo de los Tristes y el Mirador de San Nicolás, con paradas ocasionales para tomar algo y finalmente comer en el consabido chino (como se suele decir, el Smial feliz es el que come de cuando en cuando un Familia feliz). Por si toda esta paliza de andar no hubiera acabado con nuestros valientes invitados (algunos de los cuales habían venido en tren sin dormir en toda la noche), les hicimos pasear otro buen rato para ir a coger el autobús que nos llevaría a Ogíjares, lugar donde trabajaban entretanto como hormigas la mayoría de socios y simpatizantes granadinos. Allí se celebró la merienda con lecturas, se pudo duchar y cambiar el que lo precisó, se disfrazaron la mayoría, algunos hasta jugaron al fútbol y por último pasamos a la Cena de Gala con sus canciones, sus disfraces e incluso la sorprendente llegada de Thorin con Bilbo y otro de los enanos que interrumpieron el festejo inopinadamente. Pese a las protestas del embajador elfo, al final el gobernador de la Ciudad del Lago les permitió unirse al ágape.

Thorin y cia
La llegada de Thorin

Al acabar la cena emprendimos marcha hacia la Alhambra por cuyos jardines exteriores nos paseamos disfrazados en plena noche, en ocasiones cantando, ante el asombro de turistas y paseantes.

Baya de Oro, Mandos y Elwing
Mandos muy, pero que muy bien acompañado (Baya de Oro y Elwing) en los jardines de la Alhambra

Al día siguiente retornamos a la Fortaleza Roja, esta vez para realizar la visita de su interior y poco a poco nos fuimos despidiendo de nuestros invitados.

Muchas y muy divertidas anécdotas se produjeron por aquel entonces de las cuales solo los más viejos guardan ahora memoria. El Cubo de la Sangría Única, la cuestión del apellido de Éomer, los cuernos en lo alto de la Alcazaba y los que despertaron al maestro, el Señor de la Fortaleza por los suelos limpiando, la hidromiel un poquitín especiadita pero apenas…

Rohirrim
De espaldas, en pleno Mirador de San Nicolás, Rohanolat, Éomer y Erkenbrand proceden a hacer sonar los cuernos, momentos antes de que se les advierta de que el Maestro Morente necesita dormir

Os dejo con algunas fotos, la mayoría no muy buenas como corresponden a una época sin fotos digitales, en las que se tiraba a ojo y luego se escaneaban con cacharros que ahora darían risa. Se apreciará que hay dos tipos. Las peores son las mías. Las otras no sé quién las tiró.

Gondorianos
Gríma, Duriner, Bardo, Húrin y Daenor

Aliados
Erkenbrand fumando en pipa y Boromir con su cuerno

Edhellondrim I
Panorámica con Elwing, ¿Fimbrethil?, Lórinlor, Khamûl, Frodo, Boromir, Isildur, Elendil y Fingolfin. ¿Se les reconoce a todos?

Edhellondrim II
Asistentes de Edhellond con Tevildo

Invitados
Arien, Duriner y Dalreth (por detrás se puede apreciar un par de las obras pictóricas que nos cedió una simpatizante del Smial y que estaba muy bien)

Gondorianos
Panorámica de socios y simpatizantes del Smial de Minas Tirith

Grupo
Grupillo en el que discuten los hijos del Senescal bajo la atenta mirada de Gríma, Daenor y Elemmírë

Mandos.